Vení a comer las ciruelas frescas del frutero de la esquina.
Hablemos de uniones y reuniones.
Veamos, desde mi balcón,
como del oscuro horizonte renace la luna llena.

Advertisements