Estoy releyendo un libro muy interesante que se llama The Everglades: River of Grass, escrita por Marjory Stoneman Douglas (1890-1998) y publicada por primera vez en 1947. Ella es una de las primeras personas de estudiar y describir este ecosistema, único en el mundo. Cubría más de la mitad de la península hasta entrando al siglo 20, cuando empezaron a construir los diques y canales que controlan y desvían el agua para poder construir y poblar el sur de Florida. Ahora está a la mitad de lo que era. Recién en 1996 decidieron a tomar medidas para tratar de remediar el daño que causaron con el sistema de canales y hay varios proyectos relacionados, pero igual, la construcción de viviendas y centros de comercio es mucho más rápida que la implementación de los planes de renovación. Stoneman Douglas era ambientalista hasta el final.                                                     
alligator
A mí, el Everglades me ha atraído desde que nos mudamos aquí hace 12 años. El libro es fascinante tanto por la información sobre la formación natural prehistórica, la evolución de la naturaleza, la historia de los seres humanos que lo habitaban, etc. como por el estilo sumamente poético, escrito con tantas descripciones vívidas y mucho cariño *. Para conocer la Florida, realmente hay que saber algo sobre el Everglades.
clouds
En el aeropuerto de Miami [Concourse “J” (South Terminal)] hay una obra artística (Foreverglades de Barbara Neijna’s) que se basa en el libro. A lo largo de 100 metros, está grabado en el piso de mármol negro textos del libro. Una mañana de regreso a Asunción, llegué al aeropuerto a las 4:00hs y me encontré con el piso, mucho tiempo y el largo vestíbulo vacío. Me iba caminando despacito y pude leerlo hasta el final antes de que salió mi vuelo.
“The most recent dragonfly that crawls from its larval state to dry and stretch its glistening fine wings on the tallest saw grass was shaped and formed so many centuries before the whole contour of the Everglades began that one looks from the insect to the wideness of this grassy world with a feeling that understanding of permanence is, like an understanding of time itself, impossible.”
“La libélula más reciente que emerge lentamente de su estado larvario para secarse y estirar sus alas finas y resplandecientes en el cladium más alto, se formó tantos siglos antes del comienzo de todo el contorno de los Everglades que uno mira del insecto a la extensión de este mundo herboso con la sensación de que la comprensión de la permanencia es, al igual que la comprensión del tiempo mismo, imposible”.
Advertisements